Somos un equipo dedicado a una enseñanza artística integral. Nos anima e incentiva en nuestra labor pedagógica el pleno convencimiento del  beneficio de la formación artística en el desarrollo integral de la persona. Nos interesa, por tanto, la formación profesional de artistas desde la perspectiva de una educación que pone el énfasis en lo que las disciplinas artísticas aportan a ese fin. Para ello incentivamos un ambiente en el cual la vocación se pueda ir poco a poco descubriendo y el prurito de profesionalidad pueda ir aflorando.

Podemos afirmar que aunque las musas aportan con su quehacer artístico a nuestras enmarañadas y ajetreadas vidas gratificantes momentos de solaz y entretenimiento; por otro lado, la principal función de la labor estética es más amplia, ya que debe contribuir, de manera bella y sutil, al enriquecimiento del espíritu, a la adquisición de criterios y valores estéticos y éticos, y, por consiguiente, a la plena realización del individuo como persona

quienes2

Por último, y aunque esto pueda parecer una obviedad, creemos que las artes, al tener como punto de referencia lo humano, deben incluir en su quehacer y devenir estético, los diferentes aspectos y facetas que constituyen lo personal en la experiencia humana, sin abandonar ninguna de sus dimensiones.

“La sensibilidad artística, divino vestigio que todo ser humano atesora en su fuero más interno, así como la labor creadora del artista profesional, son precisamente eso, un don que nos ha sido dado para mejor poder aquilatar nuestro potencial como seres humanos, contribuir a embellecer el mundo, asombrarnos ante los misterios de la vida y el universo que la ciencia no puede ver ni descifrar; y experimentar profundas y bellas sensaciones de gozo y alegría”.